“Valoro a un hombre no por su fortuna, sino por sus costumbres” (Séneca)

Vivencias de Sintoísmo y Budismo en el camino Kumano Kodo en Japón

Por José Bermúdez Marcos - Psicólogo e Investigador

Recorriendo el gran camino sagrado de Japón

Es el Kumano Kodo, formado por tramos empinados dentro de espesos bosques. De vez en cuando se pasa por algún pequeño santuario sintoísta u oji, para al final llegar a un gran santuario sintoísta-budista. Se trata simplemente de caminar, peregrinar por los caminos ancestrales, en largas jornadas para sumergirse en la profunda espiritualidad de Japón.

Península de Kii y red de rutas del camino Kumano Kodo de Japón. La ruta Nakahechi y Koyasan aparecen destacados

El Kumano Kodo está constituido por un conjunto de rutas que surcan el sur de la península montañosa de Kii situada en la parte central de Japón. Estas rutas han sido usadas desde hace más de mil años por peregrinos que se desplazaban desde la antigua capital de Kioto. Es tierra de dioses sintoístas ( el sintoísmo es la religión original de Japón asociada a lugares y elementos de la naturaleza) y también llegó a considerarse paraíso celestial para el budismo.

De los diferentes rutas existentes tuve la fortuna de poder recorrer la ruta Nakahechi, quizás la más importante, que parte de las cercanías de la ciudad costera de Tanabe. La ruta discurre hacia el este por caminos en empinadas montañas, a veces con escalinatas de piedra, en medio de frondosos bosques y junto a pequeños riachuelos. Termina en el santuario Kumano Hongu Taisha (inicialmente sintoísta, aunque en algún momento se convirtió en templo de fusión del sintoísmo y budismo). Es uno de los tres de la península.

Un tramo de la ruta Nakahechi del Kumano Kodo y un pequeño oji sintoísta junto a la ruta

A lo largo del camino uno se topa con pequeños santuarios u oji, ubicados en lugares singulares de la naturaleza. En cada oji reside la correspondiente divinidad Kami de ese lugar. Es una ocasión para parar y tomar conciencia de la magia del lugar. También surge algún templo budista como el Seiganto-ji, junto a la gran cascada Nachi. Poco antes de entrar en el santuario final se pasa por el impresionante Torii o puerta sintoísta de Oyunohara, el cual, como todos los torii o puertas sintoístas, marca la entrada a un lugar sagrado.

En el camino Kumano Kodo aparece el gran torii o puerta sintoísta de Oyunohara, donde antiguamente estaba ubicado el santuario Kumano Hongu Taisha, hoy en las proximidades. A la derecha estatua de Kannon (nombre del boddhisatva Avalokiteshvara en Japón) en uno de los templos budistas del camino

Mes de Agosto, con jornadas duras de hasta seis horas, poca gente, con etapas sin cruzarse con nadie, salvo algún ser reptiliano, alojamiento en casas particulares o en ryokan, gente amable del lugar,  y muchas y variadas impresiones.

Ceremonias y experiencias en Koyasan o Montañas Koya

Continuando desde el santuario Kumano Hongu Taisha por otra ruta del camino Kumano hacia el Norte se llega, después de varias jornadas, a Koyasan o montañas Koya.

Es un alto valle rodeado por montañas (que dicen que evoca una flor de loto). En él se ubica desde hace siglos un complejo de templos y monasterios que es el centro de formación de la rama Shingon del budismo, fundada por el gran monje budista Kukai o Kobo Daishi. Los monasterios están formados por sencillos pabellones estilo japonés en medio de bellos jardines con estanques y con dependencias para los monjes. Algunos de los monasterios alojan a los visitantes, como el de Ekoin, donde pernocté unos días. El impresionante cementerio Okunoin alberga en radical silencio cientos de miles de tumbas, y al fondo el mausoleo donde se dice que se encuentra Kukai en eterna meditación para liberar a todos los seres.

Ceremonia del fuego de la rama Shingon del budismo en el monasterio Ekoin de Koyasan o montañas Koya. A la derecha, jardines del monasterio

Es una gran experiencia participar en el budismo esotérico shingon con sus ceremonias de fuego y meditaciones con mantras y visualizaciones, así como realizar paseos y visitas por sus templos y jardines. Lluvia, exuberante vegetación, humedad, silencio, tomas de refugio, dedicación a todos los seres, introspección, …

Por Nara, Kioto, Kamakura, Monte Fuji

Algunas viñetas con instantáneas de algunos de los múltiples templos y lugares mágicos de Japón.

El gran templo budista Todai-ji, situado en Nara, la primera capital de Japón, con el Buda Vairocana, que es el Buda universal, según el budismo Mahayana

 

Templo Kikanku-ji o del Pabellón de Oro, de la rama Rinzai del budismo Zen en Kioto, segunda capital de Japón después de Nara. A la derecha una imagen de Buda en postura de meditación en un templo de la zona

 

El Gran Buda o Daibutsu en el templo Kotoku-in del budismo de la Tierra Pura, en Kamakura, cerca de Tokio. Representa al Buda Amida. A la derecha, un pequeño santuario sintoísta

 

El Monte Fuji, considerado sagrado desde la antigüedad, visto desde el avión. A la derecha, inicio de uno de los tramos de ascensión

 

tusabiamente.org

77121