“Valoro a un hombre no por su fortuna, sino por sus costumbres” (Séneca)

Una fórmula para el Florecimiento personal, eligiéndote a ti

Por José Bermúdez Marcos - Psicólogo e Investigador

En el tratado clásico de ética cuya validez perdura hasta hoy en día, la Ética Nicomáquea, Aristóteles argumenta que el valor central del ser humano es la eudaimonia, en griego (eu significa bueno, daimon podría ser aquí espíritu o genio). Esta palabra puede traducirse como felicidad y también como florecimiento o prosperidad. Sería preferible esta última traducción, pues así se refiere a algo permanente, mientras que la felicidad puede ser un estado emocional transitorio.

En suma se trata de llevar una vida buena. Sin entrar en los detalles de este texto, el gran filósofo afirma que se consigue con tres ingredientes: con buen carácter o areté (para con ello establecer objetivos buenos o virtuosos), con sabiduría práctica (para saber qué acciones realizar para conseguir esos objetivos) y con fortaleza o autocontrol (para tener voluntad para realizar esas acciones). También indica que a esa buena vida contribuyen también un cierto nivel de posesiones materiales y buenas amistades.

El libro “Choose Yourself. Be Happy, Make Millions, Live the Dream” (Elígete a ti mismo. Sé feliz, gana mucho dinero, vive el sueño) de James Altucher, parece a primera vista un libro más de autoayuda o de filosofía fácil de la llamada Nueva Era, o un manual de recetas de cuidado narcisista. Sin embargo, contiene ideas que pueden ser valiosas para el camino del florecimiento del que habla Aristóteles. El autor parte de experiencias, con sus aciertos y fallos, en su propia vida y en el mundo de la empresa. 

En la nuevo economía con trabajo precario y de baja seguridad, el autor recomienda elegirse a sí mismo, en lugar de al jefe de turno de la empresa para la que uno trabaja.

Y en este sentido recomienda focalizarse en dos áreas. Por un lado, hacer solamente aquellas cosas productivas que entusiasman a uno (o por lo menos cada día darle más tiempo a ellas). De esta manera uno vivirá motivado. Para ello es importante generar ideas, bien sea de nuevos iniciativas de actividades o de negocio o de nuevas maneras de hacer más fácil tu trabajo.

El otro área de actuación es cuidarse a uno mismo en todos los niveles. Habla de cuidar el cuerpo físico, el cuerpo emocional, el cuerpo mental y el cuerpo espiritual. Dada su interrelación es importante no descuidar ninguno de los cuerpos o niveles.

Para el autor el cuidado del cuerpo físico incluye el descanso, evitar el exceso de alcohol, comer sano, respirar en profundidad y hacer ejercicio y estiramientos.

El cuidado del cuerpo emocional incluye rodearse de personas que ejercen una influencia positiva en nuestra vida, y alejarnos de personas tóxicas. Vivir con respeto hacia los otros, evitando la crítica y el cotilleo

Cuidar el cuerpo mental para el autor incluye centrar la mente en la generación de ideas, evitando pensamientos de rumiación que generan estrés y desgaste. Para ello es importante la lectura y el estudio diario, así como el compromiso de generar diariamente ideas de iniciativas a lanzar. Cada día se ha de ejercer el aprendizaje  y la creatividad.

El cuidado de cuerpo espiritual para el autor  implica entre otras cosas centrarse en el presente y saberse calmar (por ejemplo dedicando un tiempo a la introspección, meditación o contemplación), y también expresar gratitud diariamente.

Elígete a ti mismo y toma las riendas.

tusabiamente.org  

92181