“Valoro a un hombre no por su fortuna, sino por sus costumbres” (Séneca)

Siguiendo las huellas de Padmasambhava por Bután, Sikkim y norte de Bengala: un recorrido espiritual y cultural

Por José Bermúdez Marcos - Psicólogo e Investigador

Éstas son algunas impresiones de un viaje por Bután y las zonas próximas del norte de la India, Sikkim y norte de Bengala Occidental. Un grupo de buscadores y peregrinos se unió para seguir las huellas de Padmasambhava en compañía de un amoroso lama tibetano de la escuela Gelug, conocedor de la zona y su cultura. 

Izquierda: Taktshang o el Nido del Tigre en el valle de Paro en Bután. Derecha: valle de Sikkim con la bruma del monzón.

Es toda una experiencia recorrer las estribaciones de los Himalayas en Agosto: caminos empinados y sinuosos durante largas jornadas en medio de la lluvia, humedad del monzón, a veces con derrumbes, … y gente local encantadora,  comida variopinta y picante, imprevistos aquí y allá.

Ascendiendo al Nido del Tigre en caminata de 3 horas

Las estribaciones de los Himalaya

En Sikkim uno se encuentran rodeado de cimas y paisajes increíbles, con tupida vegetación verde, y donde en algún momento se puede avistar el pico Kanchenjunga, el tercero más alto del mundo. En Bengala Occidental se transita por las suaves colinas verdes de té de Darjeeling, mezclándose si se desea con la muchedumbre de indios en torno a Saliguri y la frontera con Bután.

Sikkim y Bután en las estribaciones de los Himalayas, valles montañosos, con generosa vegetación y corrientes de agua procedentes del deshielo de las cumbres que terminan alimentando al gran río sagrado Ganges en la India. Arriba a la derecha el pico Kanchenjunga se asoma entre las nubes.

Bután es un país montañoso formado todo él por valles agrestes por cuyo fondo discurren corrientes bravas de agua que van desde los Himalayas hasta la India. País orgulloso de protección al medio ambiente, crecimiento sostenible y atención a la felicidad de sus gentes. Da la impresión de que todo está ordenado y controlado, al menos en lo que se refiere al turismo. Tanto en Sikkim como en Bután el budismo vajrayana parece impregnar todo: monasterios, estupas&, estatuas gigantes, símbolos en las casas, etc.

Recorriendo los valles de Timbu y Paro de Bután

La presencia del Gran Gurú Padmasambhava

El arquetipo de héroe y liberador

Cuenta la tradición que cuando Buda estaba a punto de morir dijo: “Me reencarnaré en Padmasambhava con el propósito especial de difundir el Dharma esotérico”. Éste gran gurú indio fue llamado a Tibet  en el s VIII para, según la tradición, dominar las fuerzas negativas que existían por entonces e impulsar el budismo en la zona. Llevó con él las enseñanzas más avanzadas del budismo que se practicaban entonces en la India, el budismo esotérico o tántrico, que además de las prácticas del camino del medio, enfatizaban mantras, mudras, mandalas  y visualizaciones para acelerar la liberación. Sobre la base del budismo Mahayana, estas prácticas, junto con tradiciones chamánicas Bon existentes en la zona, dieron lugar al budismo tibetano o Vajrayana (camino del Rayo o del Diamante).

Padmasambhava, el Gurú Rimpoché,  se corresponde con el arquetipo de héroe y liberador. Aparece envuelto en una amplia mitología con un sugerente sentido metafórico para la liberación radical del ser humano. En sus representaciones aparece ataviado con potentes símbolos.

A Padmasambhava se le representa en diferentes formas. Izquierda: Ésta es la habitual de “dominio sobre el mundo ilusorio”, donde se presenta ataviado como un príncipe con grandes poderes, con expresión sonriente y con determinación. Con la mano derecha sostiene un vajra con el mudra de ahuyentar el mal, el apego y la dualidad, y con la izquierda un kapala, que simboliza la transitoriedad de lo terrenal, y sobre él una vasija con el néctar de la sabiduría. Con el brazo sujeta el tridente con el que trascender la separación del samsara y el nirvana. Derecha arriba: Una de sus ocho manifestaciones, Dorje Drolo. En esta manifestación se le representa con expresion de enfado (contra la negatividad) sobre un tigre, que fue el que le condujo a la cueva del Nido del Tigre. Según la tradición ese animal era una transformación de una de sus esposas. Derecha abajo: Uno de los lugares con señal de un texto escondido o terma.

Además de los enseñanzas que impartió, según la tradición dejó otros tesoros de sabiduría o termas escondidos en diferentes lugares del Himalaya, que fueron descubiertos e interpretados posteriormente. Al igual que otras seres iluminados del budismo, presenta manifestaciones y emanaciones que le hacen presente en el plano sutil.

Quizás el texto más conocido que se le atribuye sea la “Enseñanza profunda de la auto liberación”, dentro del cual se encuentra el Libro tibetano de los muertos (Bardo Todol) o Auto liberación mediante la audición durante el estado intermedio.

Se dice que el Gurú Rimpoché, nacido de una flor de loto, cumplió su propósito y creo el primer monasterio budista, dinamizó el budismo en las zonas de cultura tibetana, que son hoy en día la región autónoma de Tibet dentro de China, Bután, Nepal y las zonas próximas al Himalaya del norte de la India, Sikkim y Ladakh. En la cueva del Nido del Tigre de Bután, mostrada en la foto, meditó durante varios años.

El Buda Gautama sobre el Valle de Timbu (Bután)

El arquetipo de gran Maestro

Estatua gigante del Buda Gautama en Timbu. Después de su iluminación, el Buda Gautama inició el giro de la rueda del dharma, de la enseñanza del budismo. Aparece aquí en la postura clásica, sentado en posición de loto. La mano derecha aparece con la palma hacia bajo, tocando la tierra con los dedos, poniéndola como testigo y como señal de haber derrotado las fuerzas negativas de Mara. La mano izquierda con la palma hacia arriba, en gesto de meditación (en este caso también con un cuenco, que simboliza renuncia). Con ambos gestos se simboliza la unión del método y de la sabiduría. El primero mediante la derrota de la negatividad, y la segunda mediante la meditación profunda en la vacuidad. Izquierda abajo: Una stupa, a la entrada del complejo, sostenida por cuatro leones de la nieve, uno de los cuatro animales mitológicos de Bután (junto con el dragón, el ave garuda y el tigre). Como toda stupa la parte superior adopta forma circular (cielo) unida a la base de forma rectangular (tierra), rematada por la unión de la luna y el sol y otros símbolos no menos sugerentes.

Escenas y símbolos butaneses

Arriba: Dzong Tashichoe de Timbu en Bután. Las antiguas fortalezas butanesas o dzongs, que datan de hace varios siglos, suelen dedicarse actualmente a ubicar en una parte dependencias gubernamentales, y en otra monesterios budistas. Este dzong de Timbu, muy bien conservado y esplendoroso, es el que alberga actualmente al gobierno de Bután. Abajo: Tres coloridos relieves situados dentro de una de sus galerías principales, muy reveladores de las virtudes o valores que el gobierno quiere impulsar. A izquierda, Vajrapani, “el que tiene el rayo en la mano” en sánscrito, bodhisattva o manifestación del poder de Buda, que actúa también como protector, con expresión de firmeza y determinación. En el centro el emblema de los tres grandes bodhisattvas del budismo tibetano: el de la sabiduría, Manjushri (representado con el libro Prajnaparamita Sutta, descansando sobre la flor de loto, y con la espada que corta el velo de la ignorancia); el de la compasión, Avalokiteshvara, representado por el pato de doble cabeza; y el del poder, Vajrapani, por el papagallo verde también de doble cabeza. Cada cabeza de ambos pájaros mira a la India y a Tibet. La flor de loto representa a Padmasambhava. A la derecha el motivo tibetano de “Los cuatro amigo”s, que incluye un elefante, un mono, una liebre y una perdiz, uno encima de otro, tratando de alcanzar un fruto de un árbol. Representa la idea de cooperación, y también el respeto a la veteranía.

 

Izquierda: Dzong o fortaleza Rimpung de la ciudad de Paro en Bután, construido para defenderse de los ataques tibetanos. Derecha abajo: Puente antiguo sobre el río Paro, al estilo de los puentes que se construían en los valles hace siglos para salvar los ríos de corrientes bravas procedentes de los Himalayas. Derecha arriba: Estupa “National Memorial”, en Timbu, con tres pisos que en su interior albergan representaciones de deidades tántricas del budismo vajrayana.

Recorriendo Sikkim y Bengala Occidental en la India

Tathagata Tsal en Ravangla (Sikkim)

El Buda Gautama. Tathagata significa “el que está más allá de lo que va y viene”, o sea, “el que ha trascendido lo transitorio”. Es un término utilizado por el propio Buda Gautama. Aquí aparece representado con el mudra dharmachakra, o sea, el mudra del giro de la rueda del Dharma o de la enseñanza del Dharma.

Chenrezig sobresaliendo de la bruma monzónica de Pelling (Sikkim)

El arquetipo de madre amorosa

El bodhisattva Chenrezig o Avalokiteshvara es la manifestación de la compasión universal. Dice la tradición que ante su compromiso de ayudar y salvar a todos los seres antes que a él mismo, habiendo comenzado la tarea y dado el trabajo tan inmenso que tenía por delante, el Buda le concedió mil brazos para ayudar y once cabezas para ver. Así aparece representado en muchas ocasiones (arriba a la derecha). En otras, como en esta estatua gigante de Pelling, aparece con cuatro brazos, con dos manos unidas sobre el corazón en gesto de devoción. En el viaje del budismo hacia el Este, Avalokiteshvara adopta formas femeninas acordes con la virtud que representa. Así en la zona cultural del Tíbet, además de como Chenrezig, aparece como Tara (abajo a la derecha). En China, Corea y Japón se le representa como figura maternal con los nombres de Guan Yin, Gwan-eum o Kannon respectivamente, asociándose a las virtudes de misericordia y amor.

Padmasambhava en Pelling (Sikkim)

Derecha: Monasterio de Sang-Ngag Choling con sus estupas, perteneciente a la antigua escuela Nyingma del budismo tibetano, seguidora directa de la tradición del gran gurú. Fue fundado en el s XVII y es el más antiguo de Sikkim. Izquierda: Efigie del gran gurú Padmasambhava dentro del monasterio, exhibiendo en primer plano el rayo o vajra.

Escenas de Gangtok (Sikkim) y Darjeeling (Bengala Occidental)

Izquierda: Estatua de Gandhi en la plaza de Gangtok, en Sikkim, con la frase “ mi vida es mi mensaje “. Sus ideales eran, además de la resistencia pacífica, la honestidad, la simplicidad y el auto sacrificio. Derecha arriba: Monjes debatiendo en el monasterio de Rumtek, sede de la escuela Kagyu, cerca de Gangtok en Sikkim. Derecha abajo: Lago Tsomgo, al noreste de Sikkim, junto a la frontera con la region autónoma de Tíbet perteneciente a China.

 

Izquierda: Siguiendo al Lama por las montañas de Darjeeling en Bengala Occidental. Derecha: Campos y factoría de té en Darjeeling.

tusabiamente.org

55531